Visita nuestro web

En este blog publicamos artículos de opinión sobre coaching, desarrollo profesional y personal. ¿Quieres saber más? Entra en nuestra web y descubre hasta dónde puedes llegar con una entrenadora en exclusiva para ti...

ESPAÑOL - ENGLISH - FRANÇAIS - ITALIANO - DEUTSCH


24 de octubre de 2014

Días improvisados

Hay días en que una se levanta con la sensación de que ocurrirán cosas buenas, aunque ni siquiera se hayan planificado. No hablo de esas jornadas organizadas y estructuradas en la agenda, llenas de citas productivas, no. Hablo de esas veces, escasas y valiosas, en las que el calendario muestra algo previsto, pero el resto se lo regalo a la improvisación.

Y eso no es algo que yo me permitiera hacer antes, no cuando todavía era la hiper-perfeccionista. Se trata de un logro reciente, un autopremio que de vez en cuando me concedo para parar, para respirar aires distintos, para pensar, para disfrutar.

Ayer fue uno de esos días en los que me di permiso. La única cita formal con la que contaba era mi primer almuerzo con la Asociación Madrileña de Mujeres Directivas y Empresarias (AMMDE), el resto de compromisos los había distribuido estratégicamente a lo largo de la semana para poder concederme un poco de libertad y, como en otras ocasiones, dejarme sorprender por lo que el universo me tuviera preparado.

Bajé a Madrid con antelación suficiente para algunas gestiones, pero la serendipia me obsequió con un episodio mucho más agradable, que no viene al caso pero que me alegró la mañana. Cuando llegué a Loft 39, empezamos las presentaciones y me encantó conocer a un buen bouquet de mujeres directivas y empresarias, participarnos de negocios y proyectos y degustar un exquisito menú.

Pero el plato fuerte esperaba en la mesa en la que tuve el honor de compartir mantel con la Presidenta y otros miembros directivos de AMMDE. La maravillosa Alejandra Vallejo-Nágera nos tenía preparada una deliciosa ponencia sobre una de sus especialidades, la gestión del stress tóxico mediante un método propio de mindfulness. Más allá del brillante personaje público al que ya admiraba hacía tiempo, descubrí a la persona cercana, humilde y profunda que lo sustenta. Desde aquí, te doy las gracias por tus sabias palabras, pero sobre todo por tu lección de humanidad.



Por la tarde-noche, Alejandra participaba en una clase magistral junto con el Dr. Ventura Anciones, como acto inaugural del curso académico en el Instituto de Humanidades Francesco Petrarca. Y, a pesar del interés de muchas de las asistentes y de su generosidad al invitarnos, casi ninguna pudo asistir a tan interesante evento, sujetas como estamos a ese loco llamado tiempo y a esa locura llamada agenda. Pero mire usted por dónde, ese sencillo gesto estaba reforzando y anclando mi nueva actitud: en ese momento entendí que mi tarde iba a ser todavía más enriquecedora.

Para empezar, el hecho de no tener que salir corriendo como es habitual en mí, dio lugar a una inspiradora charla con otra de las socias, con quien sin duda querré explorar todas las sinergias que brotaron y nos apasionaron. Después, paseaba hacia el parking ordenando en mi mente las ideas hiladas sobre un par de lugares que visitar, incluyendo una parada en alguna cafetería tranquila para ponerme al día con el correo y las llamadas, postergados desde primera hora. Pero una vez más, el encuentro con un viejo conocido, otra sorpresa que me llenó mucho más que todos los planes posibles.


Cuando al anochecer me senté en el salón de actos, pensaba cuántas personas afines me había encontrado durante el día y qué afortunada era. Pero no habían acabado de aparecer: a mi lado, una dulce señora entabló una amena conversación conmigo y me acompañó durante todo el evento, aportando notables observaciones. También faltaba reencontrarme con una de las asistentes a la comida, con la que pude tomar parte del cocktail y de otra agradable conversación.

Entre medias, una conferencia digna del mismísimo Petrarca. Un estilo propio qu nadie hubiera imaginado proviniendo del Jefe de Neurología de dos importantes hospitales madrileños. Pero sobre todo, una completa disertación sobre el cerebro humano, la evolución, la técnica, la sociedad, la política y la filosofía. Y como broche de oro, de nuevo Alejandra se dirigió a nosotros, desplegando su rico universo interior y prestándonos su conocimiento sobre la mente y sobre lo humano, con su particular visión positiva, su mirada serena y franca sosteniendo su contagiosa expresividad.



Y sí, la tecnología es la gran trampa si no la sabemos utilizar con mesura y cordura. Sin embargo, también me da la posibilidad de darles las gracias a todos ellos desde aquí y decirles que anoche llegué a casa casi de madrugada y exhausta, pero con una enorme sonrisa pintada debajo del gloss ;-)

En definitiva, uno de esos días que sabes cómo empiezan, pero no cómo acaban… y te sorprenden, cómo no. Mi intuición me dice que ha sido la primera pero no será la última. Las mujeres valientes e intensas siempre se acaban reencontrando por el mundo.

Aquí tenéis el completísimo resumen oficial que han elaborado desde AMMDE. Por mi parte, sólo quería, además del cerebro, poner el corazón. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Tu opinión me importa):