Visita nuestro web

En este blog publicamos artículos de opinión sobre coaching, desarrollo profesional y personal. ¿Quieres saber más? Entra en nuestra web y descubre hasta dónde puedes llegar con una entrenadora en exclusiva para ti...

ESPAÑOL - ENGLISH - FRANÇAIS - ITALIANO - DEUTSCH


12 de febrero de 2011

VERDAD 5: El coaching no es sólo para empresas o ejecutivos

Entrenamiento mental

A menudo me estoy encontrando con cierta confusión respecto al término “coach”. Lógico, es un concepto bastante novedoso cuando se habla fuera de un contexto profesional. El título que me gustaría usar en mis tarjetas para remediarlo sería algo así como ‘Entrenador personal’, que es la traducción más literal. Pero como estamos acostumbrados a entrenamientos más físicos y de imagen, a mucha gente esta expresión le suena a Madonna.
Y claro, yo de Pilates y nutrición sé lo justo para defenderme :-D Además entraría en un conflicto conmigo misma, porque en realidad desarrollo procesos en las dos ramas: coaching personal (o de vida) y coaching ejecutivo (o empresarial).



Este galimatías, muy común (y en el que yo también me incluía hace unos años,) surge sobre todo porque es en el ámbito laboral donde más hemos oído hablar de coaching. Aunque si le preguntas a cualquier entrenador físico, te dirá (con razón) que el término proviene del mundo deportivo.
Eso ya lo hemos explicado.

coaching vs formación_entrenamiento

Recursos Humanos

Adicionalmente he detectado que, con eso de que el concepto está de moda, hay una cierta tendencia a englobar dentro del 'coaching' toda la oferta de RRHH que tradicionalmente era desarrollo en habilidades y competencias (digamos por ejemplo un “curso de liderazgo” o alguna “actividad outdoor”).



coaching vs formación_seminario
Así que eso alimenta el círculo vicioso: a muchos Directores de grandes firmas y a unos cuantos Gerentes de PYMEs les ha entrado una urgencia por introducir el coaching en sus organizaciones porque alguien les ha contado lo efectivo que le ha resultado… y a veces cuando lo contratan, se encuentran que se trata de formación disfrazada bajo otras nomenclaturas, o impartida con una etiqueta de multidisciplinar. Y eso lleva a que las personas que la reciben (creyendo que es coaching) no la distingan de otros cursos de formación. Y desde luego no le vean la utilidad en su día a día empresarial y ni siquiera las posibilidades en el terreno personal.
Pues claro, porque no es lo mismo, porque si TE ENSEÑAN las características de un líder, igual puedes tratar de aplicar la teoría en tu departamento. Pero si APRENDES a ser un líder (en toda su plenitud y siempre desde tus propios esquemas), tus colaboradores lo notarán sin necesidad de que les des una copia del programa, sólo por tu nuevo enfoque como gestor de personas, que eso significa ser manager. Y después verás tú cómo también quieres aplicarlo con tu marido, con tu hijo, con el director del banco y con la dependienta del Zara ;-)


Lo mismo puede ocurrir en ocasiones con las herramientas de RRHH, que generan dudas. Hay numerosas técnicas que no son coaching, aunque vayan de la mano de éste: evaluación del desempeño (feedback 360º, LPI, …), valoración para un puesto y perfiles competenciales (Assesment y Development Center), cuestionarios de personalidad (CPL32, WAVE, FOCUS, PERFORMANSE, DISC, 16PF, MBTI, …)
herramientas_coaching_acción[2]

Si tu empresa ya utiliza esos procedimientos habitualmente, usaremos el coaching para potenciar los resultados que te hayan proporcionado. Y si las contratas con otro profesional, me coordinaré con él para sacarle el mayor partido a sus conclusiones. Cuento con varias colaboraciones en este sentido, así que no dudes en estudiar los servicios de los magníficos profesionales que existen en este entorno. Algunos de ellos a la vanguardia en investigación de perfiles, otros aplicando los enfoques sistémicos más novedosos.

coaching vs teleformación grupal
Y por supuesto, yo no sustituyo al Departamento o Responsable de RRHH, porque como coach empiezo a trabajar a partir de sus análisis como expertos y su profundo conocimiento de la plantilla.


Tipos de coaching
Entrando ya en la materia que nos ocupa, ¿cuáles son las diferencias entre el Business Coaching y el Life Coaching?
  • La modalidad de contratación: En el coaching de vida, me contacta un particular para trabajar en un asunto propio. En el coaching de negocios, una empresa solicita mis servicios para un directivo, un mando intermedio, un equipo comercial, un departamento concreto, o la empresa al completo.
  • El lugar donde se desarrollan: el empresarial suele ser in situ, en la sede corporativa; el personal, en el despacho del coach, que las más de las veces se amplía a una cafetería sin bullicio, o al hall de un hotel con unas mesas tranquilas. Aunque en cualquiera de los casos se podría trabajar con el coachee en un parque, pongo por caso. El espacio físico no limita la efectividad de la conversación, sólo afecta al coste de la sesión, en términos económicos y de tiempo.
  • El número de implicados: El coaching personal suele ser individual (para grupos es más efectiva la terapia de familia o pareja) El coaching empresarial puede ser individual, grupal y en ocasiones combinar ambos.


    El coaching ejecutivo se dirige a un individuo único, independientemente del cargo que ocupe en la organización, directivo o no.
    coaching vs teleformación individual

    El coaching de equipos es un proceso de acompañamiento a un grupo natural, con el que se define un objetivo común. A veces, dentro del grupal se establecen algunas sesiones individuales para reforzar lo aprendido y unificar objetivos. Otras veces, el coach les acompaña como observador en alguna de sus reuniones periódicas, para optimizar por ejemplo una toma de decisiones.
    coaching_círculo personal

  • El tipo de temas que se tratan: en coaching de negocios se trabajará en competencias como el liderazgo del manager o la comunicación entre miembros del equipo; en coaching de vida, sobre la insatisfacción interior, las relaciones de pareja, o un problema en el trabajo. Busca tu propósito en esta recopilación… o añádelo si no se me ha ocurrido!
  • Los patrones y motivaciones que subyacen en ambos casos. Pongo un ejemplo: un problema jerárquico con tu jefe puede responder a causas bien distintas que una comunicación poco fluida con tu padre. Si bien es cierto que, rascando rascando, ambos podrían tener sus raíces en una falta de aceptación de la autoridad, que podría estar ocultando algún área de mejora en nuestra forma de comunicarnos… Al fin y al cabo, los directivos, debajo de todo lo demás, son personas. Por encima de todo lo demás, diría yo.
  • La metodología, pues inicialmente es necesario alinear el objetivo de dos interesados: es la empresa quien paga mis servicios y determina la finalidad de mi intervención, pero para que yo pueda acompañar al coachee, éste debe creer en su meta. Por ello, hemos de conseguir conjuntamente que los logros personales de quien recibe coaching se pongan al servicio de la organización en la que se integra, para que todos salgan beneficiados. Una relación win-win, como no.
  • La cantidad de información que se genera. Este es un proceso personalizado, que no te vendan motos. Si ves que te empiezan a contar teoría y no se adaptan a ti, quizás lo que estáis haciendo no es coaching. Asegúrate bien.
  • La duración y periodicidad de las sesiones: en una relación de coaching, tú eres el protagonista y por ello también serás quien marque el ritmo del proceso. Las sesiones ejecutivas suelen ser algo menos frecuentes y más cortas que las personales, con el fin de ajustarse a la disponibilidad del directivo y optimizar su tan a menudo apretada agenda.

¿Y las semejanzas? Podríamos enumerar todo un tratado, pero sólo quiero recalcar un par de ellas:
  • La confidencialidad y el respeto: Todo nuestro trabajo se realizará desde la más estricta privacidad, que quedará reflejada en nuestro contrato de servicios, pero que principalmente descansará en la confianza que consiga generarte. Sólo me planteo mi función a partir del máximo respeto, corporativo y humano.
  • La profesionalidad del coach: esta profesión todavía no está homologada universitariamente, sino que se autorregula a través de distintas titulaciones, asociaciones y certificaciones. Sólo asegúrate de ponerte en manos de un coach acreditado, lo que quiere decir que se ha formado específicamente y que cumple con los requisitos necesarios de prácticas profesionales reales.

En definitiva, es mejor que te informes bien y estés muy atento a lo que compras. Todas las disciplinas pueden serte útiles, pero cuanto mejor sepas lo que quieres, más provechoso te resultará el proceso y más fructificaréis, tu empresa y tú.
coaching_meta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Tu opinión me importa):